Blogia
kundaliniongnamo

Los Yamas

Este artículo se ha publicado en Spirit Voyage y os lo dejo aqui, pues creo que es muy interesante. La traducción es por cortesía de una alumna de Monforte. Gracias.

Sat Nam

YOGA ASANA Y LOS YAMAS

 

Si has estado practicando yoga durante algún tiempo, probablemente habrás oído hablar sobre los Yoga Sutras de Patánjali. Estos son enseñanzas sobre yoga recopiladas alrededor del siglo II después de Cristo. Los Sutras dividen el Yoga en 8 ramas, que incluyen asanas (posturas físicas de yoga), meditación, y algo llamada “yamas”. Los Yamas son cinco enseñanzas éticas que tratan sobre cómo nos relacionamos con el mundo exterior. Pero por mi experiencia, estas enseñanzas también pueden relacionarse con nuestra práctica de kriyas de yoga, que es un lugar para practicarlos, llevándolos a tu vida y a tu conciencia.

 

Ahimsa es no-violencia. Hacia otros, hacia el planeta y hacia ti mismo. Cuando se trata de la práctica de asanas, la no-violencia es particularmente importante. Si estás tratando de forzar tu cuerpo en una postura para la que no está preparado, te estás buscando problemas. Si tienes una lesión y tratas de practicarla incluso a través del dolor, sólo para satisfacer las expectativas del profesor, o las demandas de tu ego, sólo vas a incrementar tu lesión. El Yoga no es una competición, y nadie da premios por una mejor presentación o el más rápido logro de una postura difícil. Disfruta del viaje en el que está tu cuerpo, y no te rindas por tomarte tu tiempo.

 

Satya significa veracidad. Piensa en las historias que te cuentas a ti mismo sobre tu cuerpo y tu práctica. No soy una persona flexible. No soy una persona fuerte. Nunca seré capaz de hacer esa postura. ¿Alguna de ésas te suena familiar? Gran parte del diálogo interno en el que nos involucramos, no sólo es deprimente, sino que tampoco es verdad. Todos nosotros tenemos cuerpos capaces de hacer cosas sorprendentes, siempre y cuando estemos dispuestos a intentarlo. La primera vez que intenté la postura sobre la cabeza, fue la experiencia más desagradable y terrible que podía imaginar. Ahora es una de mis posturas favoritas. Si yo hubiera creído la avalancha de pensamientos negativos que apareció en mi mente el primer día, me habría perdido la increíble diversión y el reto de trabajar por mí mismo en una segura (y realmente divertida) postura. Dite a ti mismo la verdad, que eres capaz de ser tan flexible y tan fuerte como quieras ser. Haz tu parte y tu cuerpo hará la suya.

 

Asteya es no-robar. La práctica de asanas es un regalo para tu cuerpo y para tu mente, un tiempo para aumentar tu fuerza y flexibilidad, y para tomarte un respirto del estrés de la vida diaria. Pero demasiado a menudo miramos nuestro tiempo de práctica como un deber, mientras que reposar en el sofá nos parece más atractivo. No le quites tiempo de yoga a tu cuerpo. Tanto si es una clase una vez por semana, o 30 minutos cada día en casa, tu cuerpo te lo agradecerá por cumplir tu compromiso con tu práctica.

Bramacharya se traduce a menudo como celibato, pero también se puede interpreter como “sin excesos”. El Yoga es equilibrio, fuerza con flexibilidad, interior con exterior, emocional con mental. Pero a veces olvidamos tener equilibrio en nuestra práctica y en nuestra vida. ¿Te has volcado en tu práctica con tal abandono que todos tus otros hobbies e intereses han quedado ignorados? El Yoga es una práctica fantástica, y puede hacerte la vida mucho más dulce. Pero cuando no hay equilibrio entre nuestra práctica de yoga y el resto de las actividades de nuestra vida, nos convertimos en unidimensionales. Por eso, ama tu yoga, pero continua tejiendo o tirando con arco también. Haz todos tus hobbies parte de tu práctica de yoga manteniendo total consciencia de lo que haces en cada momento.

Aparigraha es “sin avaricia”. Esta es dura, porque aquí es donde nuestros egos realmente pueden trabajar en nuestra contra. ¿Conoces esa sensación que tienes cuando alguien en tu clase de yoga se coloca en la más bella postura sobre las manos al primer intento, sin ayuda del profesor? Admiración y asombro pueden rápidamente convertirse en celos y envidia si no tienes cuidado. Cada uno y cada cuerpo es diferente, y lo que es de fácil acceso para una persona, puede requerir mucha más preparación y trabajo para otra. Preocupándote sobre por qué no te pareces a tu vecino haciendo la postura del triángulo no va a mejorar tu postura. En su lugar puede causar que te esfuerces demasiado y te lesiones. Disfruta de tu camino en el yoga y no te preocupes del camino de los otros.

¿Cómo incorporas los yamas en tu práctica de yoga?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres