Blogia
kundaliniongnamo

Comentarios sobre las clases.

Comentarios sobre las clases.

Mi idea en este artículo era hablar de la actitud correcta en las clases, de la ropa adecuada, de la preparación para ellas y de lo que se debería hacer al final de la misma, pero no lo voy a hacer porque eso está en varias de las páginas que tenéis en vuestra derecha, en el apartado "enlaces" y he decidido hablar un poco más de la experiencia de la gente que viene a clases.

Algunos de ellos consiguen pasar las difíciles primeras clases, en las que todo es raro, desconocido y además los ejercicios son, por norma general, bastante costosos al principio(en general un mes es más que suficiente para ponerte al día en todo). Además están las posturas. Hasta la "postura fácil" se le hace cuesta arriba a mucha gente (por no hablar de "postura de la roca" y no digamos ya "postura de celibato").

Pero cuando se familiarizan con la dinámica de la clase, las palabras que usamos en Gurmuki (el idioma de los mantras) y hacen cómodamente las respiraciones, es muy gratificante ver como comienzan a concentrarse cada vez más, como hacen los ejercicios y las posturas cada vez más perfectas, como "exprimen" y sacan todo el beneficio de la kriya (la serie de ejercicios) y como los múltiples beneficios del Kundalini Yoga comienzan a manifestarse en ellos.

Como profesor, lo más gratificante es observar precisamente eso: ser consciente de la ayuda que estás prestando, siendo un canal de las enseñanzas, para que otros las tomen y puedan ser un poquito más felices.

Han habido muchos casos. Gente que a empezado a controlar la ansiedad por medio de la respiración, gente que ha dejado de tomar ansiolíticos y antidepresivos, incluso que se han dejado de fumar, personas que vuelven a sonreir, personas que comienzan a encontrar su espiritualidad, personas que, simplemente, "se sienten mejor y más felices", personas que consiguen sobrellevar y en bastantes casos eliminar su estres, gente que es capaz de RELAJARSE(con mayúsculas) y de RESPIRAR correctamente y un largo ect.

Cada cual obtiene los beneficios que tiene que obtener. En realidad todos estos cambios, aunque con ayudad del yoga, siempre se producen porque la persona PERMITE que se produzcan. La pregunta es ¿hasta dónde estás dispuesto a cambiar?. Si, porque muchas veces preferimos el sufrimiento conocido que la felicidad desconocida y nos aferramos hasta a aquello que nos hace daño o que nos destruye(ya sean personas, trabajos, recuerdos, patrones mentales o emociones).

Por eso cada uno ha de experimentar por si mismo. Ahí es donde el yoga me parece la herramienta más correcta porque es cada uno, acorde con sus necesidades, el que evoluciona o no, el que cambia o no, eres completamente libre en este aspecto. En la clase todo te hace estar contigo mismo. Eres tú. Te observas, interiorizas, te encuentras contigo y en ocasiones con tu verdadera naturaleza y cada persona, en la intimidad de su ser puede cambiar lo que quiera. Es capaz de hacerlo si lo desea profundamente y nadie te va a decir que tienes y que no tienes que cambiar a niveles tan internos. Sólo hay que querer ese cambio y tener el valor de hacerlo.

Pero bueno, todo esto se ha de hacer poco a poco y cuando se esté dispuesto a ello, por su puesto.

Mientras tanto es mejor simplemente disfrutar, relajarse, quererse y sonreir en tus clases. Y al terminar la clase, no olvidarte inmediatamente de lo que has hecho o sentido, si no pensar en ello y saborearlo bien. Cada clase es única y te beneficia de manera diferente, aunque la kriya sea una que hayas hecho 3000 veces.

Así que ya lo sabéis, disfrutad todo lo que podáis y sed todo lo felices que podáis y un poquito más.

Sat Nam

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Rafa -

En cuanto te acostumbras a tener tu atención al tercer ojo, te sientes cómodo y llegas a olvidarte incluso de que estás allí.
El tercer ojo al fin y al cabo es otra herramienta más, poderosa, pero otra herramienta más para que no te despistes y permanezcas atento en tí en clase. También estimula la glándula pituitaria, ayudandonos a ser más intuitivos. Para mí elevar la atención al tercer ojo me centra en mi, me concentro mejor y estoy más estable.
En fin, como siempre digo no te preocupes y si te sientes bien y concentrado continúa así. El tercer ojo está para ayudar no para despistar.
Sat Nam

Antonio -

Sat Nam

He notado un cambio desde que empecé las clases contigo. Al principio al centrarnos en el tercer ojo sabes que nos duele en esa zona, no? es incómodo... pero eso me hacía saber que sí estaba atento a ese punto, el dolorcillo me confirmaba que me estaba bien concentrando. Pues ahora, después de 4 meses practicando, como ya no me duele a veces no sé si me estoy concentrando bien o no, y tengo que abrir los ojos, juntarlos y subirlos de nuevo. No sé, supongo que es un despiste mío pero, ¿qué puedo hacer para no perder la atención ahí?

Rafa -

Hola Suskiin.
Me a alegrado mucho ver tu comentario aqui.
Quería decirte que es normal que te canses en las clases pues cada vez se usan músculos diferentes y normalmente no tenemos todos los músculos del cuerpo fuertes. Algunas veces te cansarás más que otras, pero lo mejor es que disfrutes incluso de tu cansancio, de tus agujetas y que sonrias mucho.
Por cierto, yo también sigo con interés tu blog.
Un saludo.
Sat Nam

Suskiin -

Toc, toc! ¿se puede? Saludos!
Pues nada, rauda y veloz me he venido a visitar tu página y este primer artículo me ha encantado porque resume perfectamente todo lo que yo creo que KY puede hacerte hacer. Cuando no voy a clase noto la diferencia muchísimo. Y eso que, a pesar de que ya hace seis meses, de algunas clases (como la de ayer, una kriya para el tercer chakra) salgo hecha un cuatro :-)
Seguiré con interés tu blog. Tengo que la sensación de que voy a aprender mucho!!!
Sat Nam!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres