Blogia
kundaliniongnamo

Japón, desde dentro y sin mediar las agencias de noticias.

Hola a todos. Gracias a Pilar, tenemos en Castellano la carta que por internet ya se está haciendo famosa de una mujer que está viviendo ahora mismo en Japón. Os la dejo en Castellano y también en Inglés, especialmente para mi amiga Rosalin.

 

Hola mis encantadores amigos,

 

Primeramente quiero agradeceros mucho vuestra preocupación por mí. Estoy muy conmovida.

 

Las cosas aquí en Sendai han sido bastante surrealistas. Pero me siento muy bendecida por tener unos amigos maravillosos que me están ayudando mucho. Dado que mi choza es cada vez más digna de ese nombre, estoy residiendo en casa de unos amigos. Compartimos suministros como agua, comida y un calentador de queroseno. Dormimos en fila en una habitación, comemos a la luz de las velas, compartimos historias. Es cálido, amable y hermoso.

 

Durante el día nos ayudamos unos a otros a limpiar el desorden en nuestras casas. La gente se sienta en sus coches, mirando las noticias en sus pantallas de navegación, o hace cola para conseguir agua potable cuando se abre una fuente. Si alguien tiene agua corriente en su casa, pone una señal para que la gente pueda ir a llenar sus jarras y cubos.

 

Es absolutamente increíble que donde estoy no ha habido saqueos, ni empujones en las filas. La gente deja su puerta de entrada abierta, ya que es más seguro cuando un terremoto golpea. La gente sigue diciendo: “Oh, así es como solía ser en los viejos tiempos, cuando todos se ayudaban mutuamente”. Los terremotos continúan llegando. Anoche se producían cada 15 minutos. Las sirenas son constantes y los helicópteros pasan a menudo sobre nuestras cabezas.

 

Conseguimos agua por unas pocas horas en nuestras casas anoche, y hoy durante medio día. La electricidad llegó esta tarde. El gas aún no ha llegado. Pero todo está en la zona. Alguna gente tiene estas cosas, otras no. Nadie se ha lavado en varios días. Nos sentimos sucios, pero hay cosas mucho más importantes para nosotros ahora. Me encanta esto de dejar a un lado lo no esencial. Vivir plenamente al nivel del instinto, de la intuición, de cuidarse, de lo que es necesario para la supervivencia, no sólo mía, sino de todo el grupo.

 

Se suceden extraños universos paralelos. Casas hechas un desastre en algunos lugares, y sin embargo a continuación una casa con futones o la colada secándose al sol. Gente haciendo cola por comida y agua, y unas pocas personas paseando a sus perros. Y todo sucediendo al mismo tiempo.

 

Hay otros toques inesperados de belleza, primero, el silencio de la noche. No hay coches. No hay nadie en las calles. Y los cielos nocturnos están salpicados de estrellas. Por lo general se puede ver alrededor de dos, pero ahora todo el cielo está lleno. Las montañas en Sendai son sólidas, y con el aire frío podemos verlas recortadas contra el cielo de forma magnífica.

 

Y los japoneses en sí son tan maravillosos. Vuelvo todos los días a mi choza para inspeccionarla, ahora para enviar este e-mail ya que tengo electricidad, y me encuentro que han dejado comida y agua en la entrada. No tengo idea de quién ha sido, pero ahí está. Ancianos con sombreros verdes van de puerta en puerta inspeccionando para ver si todos están bien. La gente habla con completos extraños y les preguntan si necesitan ayuda. No veo signos de miedo. Resignación, sí, pero miedo o pánico, no.

 

Nos dicen que podemos esperar réplicas, o incluso otros terremotos importantes, durante otro mes o más. Y estamos teniendo constantes estremecimientos, balanceos, temblores, ruidos. Me siento bendecida porque vivo en una parte de Sendai que está un poco elevada, es un poco más sólida que otras partes. Por lo tanto, esta zona es mejor que otras. Anoche el marido de mi amiga llegó del campo, trayendo comida y agua. De nuevo bendecida.

 

De algún modo en este momento me doy cuenta en primera persona que hay de hecho un enorme paso cósmico evolutivo ocurriendo por todo el mundo justo ahora. Y de algún modo, tal y como experimento los sucesos que están ocurriendo aquí en Japón, puedo sentir mi corazón expandirse ampliamente. Mi hermano me preguntó si me sentía muy pequeña con todo lo que estaba ocurriendo. Pues no. Más bien, me siento como parte de algo que está sucediendo y que es mucho más grande que yo misma. Esta ola de nacimiento (en todo el mundo) es dura, pero magnífica.

 

Gracias de nuevo por vuestra preocupación y amor por mí.

 

Con mi amor de vuelta para todos vosotros,

 

Anne.

Hello my lovely friends,

 

First I want to thank you so very much for your concern for me. I am very touched.

 

Things here in Sendai have been rather surreal. But I am very blessed to have wonderful friends who are helping me a lot. Since my shack is ever more worthy of that name, I am staying at a friends’ home. We share supplies like water, food and a kerosene heater. We sleep lined up in one room, eat by candlelight, share stories. It is warm, friendly and beautiful.

 

During the day we help each other clean up the mess in our homes. People sit in their cars, looking at news on their navigation screens, or line up to get drinking water when a source is open. If someone has water running in their home, they put out sign so people can come to fill up their jugs and buckets.

 

Utterly amazingly where I am there has been no looting, no pushing in lines. People leave their front door open, as it is safer when an earthquake strikes. People keep saying, “Oh, this is how it used to be in the old days, when everyone helped one another”.  Quakes keep coming. Last night they struck about every 15 minutes. Sirens are constant and helicopters pass overhead often.

 

We got water for a few hours in ours homes last night, and now it is for half a day. Electricity came on this afternoon. Gas has not yet come on. But all of this is by area. Some people have these things, others do not. No one has washed for several days. We feel grubby, but there are so much more important concerns than that for us now. I love this peeling away of non-essentials. Living fully on the level of instinct, of intuition, of caring, of what is needed for survival, not just of me, but of the entire group.

 

There are strange parallel universes happening. Houses a mess in some places, yet then a house with futons o laundry out drying in the sun. People lining up for water and food, yet a few people out walking their dogs. All happening at the same time.

 

Other unexpected touches of beauty are first, the silence at night. No cars. No one out on the streets. And the heavens at night are scattered with stars. I usually can see about two, but now the whole sky is filled. The mountains at Sendai are solid and with the crisp air we can see them silhouetted against the sky magnificently.

 

And the Japanese themselves are so wonderful. I come back to my shack to check on it each day, now to send this e-mail since the electricity is on, and I find food and water left in my entranceway. I have no idea from whom, but it is there. Old men in green hats go from door to door checking to see if everyone is OK. People talk to complete strangers asking if they need help. I see no signs of fear. Resignation, yes, but fear or panic, no.

 

They tell us we can expect aftershocks, and even other major quakes, for another month or more. And we are getting constant tremors, rolls, shaking, rumbling. I am blessed in that I live in a part of Sendai that is a bit elevated, a bit more solid than other parts. So, so far this area is better off than others. Last night my friend’s husband came in from the country, bringing food and water. Blessed again.

 

Somehow at this time I realized from direct experience that there is indeed an enormous Cosmic evolutionary step that is occurring all over the world right at this moment. And somehow as I experience the events happening now in Japan, I can feel my heart opening very wide. My brother asked me if I felt so small because of all that is happening. I don’t. Rather, I feel as part of something happening that’s much larger than myself. This wave of birthing (worldwide) is hard, and yet magnificent.

 

Thank you again for your care and love of me.

 

With love in return, to you all,

 

Anne.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres