Blogia
kundaliniongnamo

Yoga y embarazo.

El yoga, saludable para el cuerpo y para la mente, es bueno durante todo el proceso del embarazo: desde la concepción hasta el nacimiento del bebé. ¡Descubre sus beneficios!

Los que me conocéis, sabéis de sobra que me encanta tener a embarazadas en clase. En estos 7 años y pico que llevo impartiendo yoga, muchas mujeres embarazadas han venido a clase y lo hemos pasado muy bien con ellas, a la vez que les ha servido para la tonificación, el relax, el tomar contacto con su cuerpo etc. Este artículo pequeñito y muy comprimido que a continuación os dejo, es del formato digital de la revista Mybebéyyo. (Artículo original aquí)  Pero es que además, la práctica regular del yoga hace más fácil la concepción. Me he permitido añadir algunas cosas al artículo, en vista de intentar mejorarlo. Espero que os guste. Abrazos a todos/as.
 
La antigua disciplina del yoga se basa en la búsqueda de la armonía entre el cuerpo y la mente, una manera de aprender a escucharse a una misma, algo muy importante a lo largo del embarazo.

Si se realiza correctamente, el yoga es beneficioso para el embarazo ya que sus ejercicios se basan en la búsqueda del equilibrio y no requieren un esfuerzo considerable, especialmente para las embarazadas. En los primeros meses del embarazo, los ejercicios que se realizan favorecen la relajación mediante posturas que simbolizan el elemento "agua", importante en esta primera fase del embarazo por el aumento de líquidos en el organismo. A medida que se aproxima el nacimiento, las posturas pasan a simbolizar el "fuego", el elemento de la potencia creativa. 

Efectos positivos en el embarazo:

• Oxigenación. Ayuda a liberar las tensiones musculares y mejora la respiración, favoreciendo el incremento de la oxigenación de la sangre y del niño. Esto se consigue sobre todo con la respiración profunda que aumenta la capacidad pulmonar, muy útil en los últimos meses del embarazo.

• Elasticidad. Durante el embarazo la franja muscular del periné, que sostiene el útero, debe ser más elástica para permitir el paso del feto por el canal del parto. Muchas posiciones del yoga actúan sobre esta zona y atenúan las contracciones, por ejemplo, gato-vaca, mariposas, estiramientos del nervio ciático, postura de roca etc.

• Posición. A medida que el embarazo avanza, la pelvis se desplaza hacia delante y la curva lumbar se acentúa. El yoga ayuda a estirar la espalda y a distribuir bien el peso, aliviando los dolores de todo el cuadro lumbar.

• Tono. Los estiramientos también resultan beneficiosos para la preparación al parto ya que tonifican los músculos. En el yoga se realizan muchos estiramientos.

• Relajación y buena digestión. La ansiedad que acompaña el embarazo puede mejorar con la repetición de un sonido, una sílaba, una palabra o una frase que ayuden a liberar la mente (los conocidos como mantras). Es decir, la meditación con o sin mantra que siempre es beneficiosa en cualquier circunstancia de la vida.

 

Pero además, se sabe que las personas que conocen  bien su cuerpo y llevan un estilo de vida más natural, son capaces de concebir antes. Hay ejercicios que facilitan y ayudan a potenciar la capacidad reproductiva del varón y de la mujer, así como ciertos alimentos, dependiendo de si es para él o para ella. Pregúntale a tu profesor y él te ayudará.

Dharam Darshan Singh.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres