Blogia
kundaliniongnamo

Recuerdos del Último de la Fila

Y refulgiendo cual luciérnagas,

caminando sin prisa sobre el tiempo,

huyen de un mundo material,
son espíritus barridos por el viento.

(...)

Un día color de melocotón,

cuando todos seamos libres,

cuando las piedras se puedan comer
y ya nadie sea más que nadie,

canta por mí
si no estoy yo aquí.

Viene el día en que seremos puros
como un cielo de verano sobre el mar.


 

 

(Si lo que vas a escribir no es más bello que el silencio, mejor no lo escribas)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres